martes, 24 de marzo de 2009

Californication

El verano pasado un amigo me dejó la primera temporada de esta serie y cuando vi los primeros capítulos me vino a la cabeza un personaje literario americano de los años 70. No en balde el protagonista de la serie es un escritor con los mismos vicios que el literato, vive en la misma ciudad e incluso utiliza el mismo nombre Hank (pseudónimo de Bukowski).
Yo creo que basándose en este escritor se ha tejido esta historia en clave de comedia en la que abundan los diálogos inteligentes y según dicen por ahí las escenas de sexo explícito.
La califican como drama pero no he encontrado ninguna toma en la que reine la seriedad y la tragedia de la vida, más bien es una caricaturización de un personaje pueril e inmaduro.
Las mujeres que me rodean ven esta serie como una ordinariez y en cambio a los hombres les gusta.
La historia es simplona pero el protagonista ejerce cierta atracción, tal vez es ese querer estar en su piel (no pegar palo al agua, ser ingenioso, tener un Porche 911 Carrera, ser un Don Juán, acudir a las fiestas más In, etc).
La sinopsis de la primera temporada parte del efectismo del sexo para acabar con un final ñoño donde los haya.
La segunda temporada tiene que deshacer esa ñoñería pensada para una serie de una temporada.

El paralelismo entre Hank Moody y Charles Bukowski me invita a leer algún libro de este último y descubrir el porqué es referencia y modelo para escritores posteriores.
Se podría decir que Moody es el Hank del Siglo XXI.

11 comentarios:

Mica dijo...

Me uno a la mujeres que te rodean, no me gusta la serie, quizás es una serie para tíos o simplemente no me gusta, aunque la verdad no he pasado de los tres capítulos...

Andrea dijo...

No he visto la serie, veo poca televisión, pero la veré si la pillo, me gusta bukowsky y me interesaría descubrir el paralelismo del que hablas. Un abrazo.

ulises dijo...

Como en todas las series hay capítulos y capítulos, se va suavizando según se acerca al final de temporada.
Andrea si la ves completa querré saber tu crítica.
Un abrazo para las dos

Pecosa dijo...

Una serie más que propones que no he visto y que sumo a la lista. Se me acomula la faena, macho.

ulises dijo...

Tanto como proponerla...Simplemente me apetecía comentarla.

Inga Luv dijo...

Habrá que verla, voy a indagar; pero si realmente tiene pinceladas de Bokowski, ha de gustarme a la fuerza.

Thanks! :D

Edanmir dijo...

Vengo detrás de Inga porque he visto los comentarios en Borrón y cuenta nueva.
Mi pequeña aportación al tema Californication es:
1- El paralelismo con Bukowki esta un poco cogido por los pelos, pero si consigue que lo leas ya te ha servido de algo la serie.
2- Te gustara si eres fan de David Duchovny (expediente X)
3- La segunda temporada mejora. He visto las dos en Fox.

Salu2

ulises dijo...

Igual me expresé mal llamándolo paralelismo.
A mí me hizo recordar a Bukowski por ser escritor, mujeriego, bebedor y desarrollarse la historia en L.A.
Aquí el prota ha escrito un libro o dos. Bukowski a sus años no se cuantos tenía.
En fin que he cogido "La máquina de follar" y estoy leyéndolo.

José Manuel Beltrán dijo...

Pues, lamentablemente, no puedo decir que me guste o no pues, no la he visto. ¿Me estás provocando a ver mas TV?? jaja.

Gracias por tu comentario en mi blog: http://ventanademarbella.blogspot.com
Y por anotarte como seguidor. He enlazado el tuyo con el mio.
Un abrazo, ciudadano

ulises dijo...

A todo se hace uno. Aunque lo de ver la tele no es comparable a los libros.
Gracias por entrar de nuevo.
Un saludo

Luciano Silvera dijo...

Con todo respeto, chicas, pero estoy a cinco minutos de haber terminado de ver la tercera temporada y no puedo acabar con mi adicción. También soy escritor, como el personaje, y resulta que Hank y yo tenemos muchas cosas en común: excepto que él tiene dinero, yo no, y que es ganador con las chicas, y yo no. Lo cierto es que comencé a ver la serie por una amiga que aseguraba que hank Moody era "mi vivo retrato", y la verdad es que me volví un adicto a la serie. Lo malo es que, lo que al principio parecía divertido ("oye!, viste cuanto te pareces! eso es tipico de ti!"), luego se volvió malo, porque era como si tomaran todas mis mierdas y me las refregaran en la cara. Encontes piensas: Ok, no es gracioso ver una burla de ti mismo en la tv, aunque nadie pensara en ti para el personaje.


A pesar de mis aburridas contradicciones pasadas de moda y que sólo llevan innecesariamente al mismo principio de todo: mierda y más mierda que no tiene nada de especial, sólo sirve para hacernos ver que a fin de cuentas todos los hombres somos un poco de basura y que no existen príncipes al estilo de Twilight y toda esa porquería, me he encontrado siendo un adicto de la serie. Porque he visto más allá de la estúpìda fachada de mujeres desnudas e ironía exagerada. He visto lo que la serie intenta mostrar. A pesar de ciertos momentos repetitivos y cosas por el estilo, es una auténtica odisea del alma masculina y también femenina. Hank busca llenar su vacío con dos cosas que han acompañado a los escritores de todas las ramas: el sexo y el alcohol. Pero él ama a las mujeres. Las ama no como un pedazo de carne, aunque a veces lo paresca, sino como esa fuente inspiracional inquebrantable que continuamente nos lleva a retratar una y otra vez cientos de páginas en blanco. Hank busca, a su manera, entenderlas. Quizá de la forma equivocada, sí, pero es él quien las escucha. Es posible que caigan rendidas por su seducción y él meta la pata y termine en la cama con ellas, pero las entiende... al menos más de lo que muchos quisiéramos.


Es cierto que es una serie, son personajes y todo eso. Pero creo que verla es explorar el sentido crítico de tantos personajes excéntricos del arte. Californication busca más que un retrato pincelado de humor adolescente cargado de fetichismo y vulgaridad. Es una novela en versión televisiva. Se los dice alguien que no mira televisión. Alguien que se apasiona por la hoja. No soy capaz de bajar un libro de internet.



Discúlpen que defienda a mi querido Hank. Pero he visto tanta basura en tv (por eso dejé de verla) y tantos hablando bien de esa mierda, que cuando aparece un personaje así (que por cierto jamás olvida que es escritor y continuamente está tirando flashes literarios), necesito protegerlo a mi manera, porque se parece también a esos personajes de los que escribo, en algún punto lejano y subliminal. Además, Califnorication toca temas de la sexualidad que son importantes: frigidez, masturbación, eyaculación precoz, virginidad, embarazo, matrimonio (y sus problemas sexuales), entre tantos otros... Lo hace como telón de fondo, sí, pero es que de otra manera la serie no tendría éxito.


Me despido, Chicas y chicos. Estoy ansioso por ver la cuarta temporada, una vez sea estrenada. Mientras tanto, es todo lo que puedo decir. A leer mucho!, que es la primera regla.


Y larga vida a la imaginación.











L.S-
("bajando a las alcantarillas...")