lunes, 17 de marzo de 2014

lunes, 24 de febrero de 2014

Volviéndose malo.


Macho Alfa: alfa es el individuo en la comunidad con mayor rango, a quien los otros siguen. En los humanos, esta expresión se refiere en ocasiones a un hombre poderoso o en una alta posición social, similar a la masculinidad hegemónica. En las culturas occidentales, el término se usa normalmente de forma peyorativa para describir a un hombre abierta o artificialmente masculino hasta el punto de rechazar cualquier ofensa hacia su estatus.
Vamos, según la wikipedia, aquel individuo que busca su hegemonía a toda costa. Tony Soprano es fiel reflejo de este tipo de macho. También Tony Montana hundiendo su cara en el escritorio de cocaína. Por lo general hombres, más bien brutos, que utilizan su fuerza y su maldad para conseguir lo que quieren.
Y aquí estamos hablando de un espécimen de macho Alfa diferente a estos, un enclenque profesor de química ahogado por las circunstancias capaz de conseguir sus objetivos caiga quien caiga. A esto si le unimos la erótica del poder tenemos el cóctel perfecto para crear un monstruo.
En esta serie queda patente que, como decía Rousseau “el hombre es un lobo para el hombre”. Hay personajes de lo más variopinto, unos buenos otros malos, unos legales otros corruptos, unos egoístas otros altruistas...Cada elemento mira por si mismo, pero, unos respetan ciertos códigos de conductas y otros se lo saltan todo a la torera. Por encima de todos ellos está Walter White y su alterego Heisenberg.
Se han escrito muchas alabanzas y se les han concedido muchos premios pero para mi gusto no es la serie perfecta. Lo que sí alabo es su finitud. Las cadenas de televisión y las productoras para hacer caja  dejan hilos  sueltos sin sentido para poder retomar el nombre de algo que  les ha generado dinero. En este caso, no. Son las temporadas que  son y punto. En algún sitio he llegado a leer que están muy bien dibujados los personajes, de lo cual discrepo. Ni siquiera el protagonista es un subtipo definido, eso si, es más malo cada capítulo que pasa. De todos ellos el personaje que  más me ha gustado es el abogado Saul Goodman. Desde sus vallas publicitarias hasta ese pelucón de telenovela. Si fuese real y estuviese en España, muchos personajes públicos pasarían fugazmente por las salas de los tribunales y se irían de rositas aun siendo unos corruptos. El personaje más inútil; el lelo del hijo que no se entera de la misa la media en toda la serie, vamos que ponen un hijo en coma y hubiese sido lo mismo para el argumento.
La serie se excede con escenas de flashback antes de la cabecera que al telespectador le cuesta ubicar en el tiempo. Utiliza muchos planos bajos en angular con exceso de polarizador. En el caso de escenas en el país  mexicano utiliza un filtro amarillo para distinguirlo de EEUU, como si no hiciese el mismo sol en México que en Nuevo México.
Al igual que los políticos, Walter White, inteligente y taimadamente se va abriendo hueco en un mercado para él desconocido que es la producción y venta de drogas sintéticas. Con el paso del tiempo la bola de nieve se hace un alud y se le va de las manos, pero como bien dice, esa sensación de poder le hace sentir vivo. Lo demás no importa.
Para mí no es la serie perfecta como andan diciendo por ahí. Ha tenido suerte en la parrilla y punto. Otras se quedan por el camino debido a cosas ajenas al producto y le daban veinte vueltas.


lunes, 27 de enero de 2014

Al César lo que es del César.

Con motivo del cuarto aniversario de la presentación pública del primer iPad por parte de la estrella mediática Steve Jobs ABC Tecnología ha escrito un artículo titulado [iPad: "el padre" de todas las tabletas].
Sin entrar en matices sexistas sobre porqué el padre y no la madre,  siendo también una tableta, escribo esta entrada para desmentir la gestación y autoría de estos dispositivos. Este Sr. presenta el producto el 27-01-2010 pero ya en el 2006 Microsoft estuvo liderando un proyecto llamado "origami" que sacó a la venta unos equipos llamados UMPC (Ultra Móvil PC) que buscaban la movilidad por encima de las prestaciones. Tuvieron varios fallos que hicieron del mismo un fracaso. Primero, el sistema operativo era pesado (Windows XP 2005). Segundo, al no llevar un memoria sólida tipo tarjeta SD el disco duro se comía la batería en un pispas. Tercero, las pantallas táctiles tenían mala calidad y no superaban las 8 pulgadas porque consumían más. Cuarto y el más importante, se barajaba un precio de unos 300€ que acabaron siendo 1000€.
Con todo esto y la bajada de precios que estaban sufriendo los Netbooks, que los encontrabas por 400€, el proyecto quedó agua de borrajas. Dos o tres años de investigación y desarrollo que le ahorró mucho a Apple.
El público llevaba tiempo demandando ese producto y todos lo sabían pero Jobs lo hizo "bueno, bonito y barato" en comparación con los demás. Después vino Google y democratizó la adquisición y el uso de estos cacharros.
Cada uno tiene su mérito. Incluidos los chinos que fabrican dispositivos baratos para gente que no puede pagar 599€ por un iPad. Pero atribuir el mérito a Apple y endiosar más, si cabe, a Jobs es desconocer mucho de tecnología.

viernes, 17 de enero de 2014

¿Quién dijo miedo?

¿Qué haríais vosotros si os encontráis esto?

sábado, 11 de enero de 2014

Marsmallows, nubes, jamoncitos...

Feliz año 2014.
Aquí hay una receta para sorprender en fiestas infantiles y no tan infantiles.
En mi infancia fueron jamoncitos. Después aprendí la palabra "nube" de las pelis  americanas y sólo después cuando aprendí inglés "marshmallow". El "malvavisco" una planta de la que se extraía un antitusígeno gelatinoso fue el origen de esta golosina. Actualmente se hace a base de gelatina, sirope de maíz y azúcar. Algunos le echan clara de huevo pero no es necesario. La receta es muy sencilla y lo único importante es el tema de la temperatura de ebullición del sirope.
Ingredientes:
20 gr. de gelatina neutra
320 gr. de azúcar
200 gr. de sirope de maíz
1 1/2 cuchara de postre de esencia de vainilla
1/2 cuchara de postre de sal
60 ml. de agua
Maizena
Azúcar glas

Elaboración:
Se pone a hidratar la gelatina. en una cazuela echamos el azúcar, el agua y el sirope. Lo llevamos a ebullición. Mientras empezamos a batir a velocidad baja la gelatina, Sólo cuando el sirope esté a 115º C lo echamos al bol donde tenemos la gelatina y batimos con las varillas a media velocidad. después de cinco minutos añadimos la vainilla y la sal. Aumentamos la velocidad y cuando el merengue se vuelve pegajoso, y empieza a escalar las varillas, lo tenemos listo para rellenar el molde previamente enharinado con Maizena. mejor si se pone un papel vegetal al fondo. Dejar reposar y disfrutar chupando las varillas y el bol antes de lavarlo. Pensad que es como cuando los americanos lo pinchan en un palo para calentarlo en una hoguera. Como diría un cocinero moderno es una nube deconstruida que se amolda al paladar del comensal.
¡Ojo! hay que desenchufar la batidora antes de chupar las varillas.
Cuando han pasado 12 horas ya se puede cortar y espolvorear con azúcar glas que después retiraremos con ayuda de un colador.

domingo, 24 de noviembre de 2013

P... Whatsapp




 A estas alturas pocas personas no saben que es el whatsapp. Va a hacer casi tres años que lo estoy usando y hasta hace poco no he tenido problemas. 
Del tema del pago ( el  cual me negaré a hacer), hablaré más abajo. Las continuas actualizaciones demandan del dispositivo más uso de la memoria RAM y por tanto más gasto de batería. Además los procesadores básicos (casi todos los smartphones baratos) se bloquean y hay que resetearlos. Cuando empecé a buscar alternativas a esa aplicación encontré muchas bastante mejores que esta. Line, permite videollamadas, pegatinas muy chulas e instalación en pc y tablets. Hangouts de Google, era el antiguo Talk que se actualizó para el envío de fotos, videos e iconos. El resultado una herramienta con todo instalada por defecto en todos los smartphones Android e integrada en Gmail para los equipos informáticos. Por supuesto, tiene videollamada y se pueden mandar mensajes sin tener el número telefónico porque se gestionan también las direcciones de correo electrónico. Vamos, una señora aplicación. Ha tenido algún problema de seguridad pero se solventó a golpe de talón. Wechat, es el más usado en China. Un elemento que diferenciaba a esta app era su función walkie-talkie copiada después por Whatsapp. Kakaotalk, permite unas llamadas graciosas aplicando un filtro de voz. Spotbros, de origen vasco, permite intercambiar contenidos más pesados y te da, gratis, un Tb en la nube. React Messenger, envía imágenes que te hace al momento para que el texto vaya acompañado de tu foto actual, aunque salgas feo (es lo que hay). Hay otra que te permite ver las fotos que envías pero que al momento se borran. Podemos seguir con un largo etcétera como Skype, BBM (BlackBerry), Facebook Messenger y además todos los chats que puedes hacer con aplicaciones como Instagram o en juegos como Apalabrados, Triviados, Ruzzle...
Una vez leí un artículo que preguntaba ¿porqué nos negamos a pagar 0.79€ por algo que nos da satisfacción durante todo un año cuando, tomando un café, pagamos 1.20€ que nos satisface unos minutos?
Yo tengo varias respuestas. Primera, porque hay más y mejores apps gratis. Segunda, porque su ventaja ( la fluidez) ha dejado de existir. Muchos teléfonos básicos se bloquean por ello. Tercera, no se puede comprar en un super, una vez que abres la caja de pandora de pagar por una app lo harás por otras, eso sólo lo hacen los appleadictos que son paganos desde que compran el terminal.
Cuarta, hace que la batería se esfume. Con Line también pasa pero es mejor app.
Quinta, si ya estoy pagando por mi línea de datos en el móvil, porqué voy a pagar dos veces para comunicarme.
En resumen, cuando me caduque la cuenta, no me busquéis en el Whatsapp. Mirad en las apps baratas (gratis) y allí me encontraréis.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Cupcakes de cacahuete.


Últimamente he estado viendo un programa de televisión sobre cupcakes en el que hacen las mezclas de ingredientes de lo más raro que he visto en repostería; alubias, queso azul, mostaza, pretzels, etc. Me acuerdo de un capítulo de Friends en el que Joey estaba encantado con el postre que había hecho Rachel a base de nata, bizcocho y ternera guisada (si le gustaban todos los ingredientes ... ¿porqué no todos en conjunto?).
Sin llegar a tanto yo llevaba tiempo pendiente de mezclar salado y dulce en una misma cupcake. Quería hacer una cupcake con frosting de cacahuete. Estuve buscando en internet y por lo visto es una de las recetas que genera más adicción a los aficionados a las magdalenas con copete. No tiene mucho secreto. El único problema es la  elección de la mantequilla de cacahuete. Las opciones que tenemos los españolitos de a pie se reducen a dos crujiente o suave. O compras la que es una crema total o la que tiene tropezones. Yo opté por esta última. El resto del proceso es como el de una cupcake básica.
Ingredientes para la masa:
120 gr. de mantequilla
130 gr. de azúcar
3 huevos
1 cuchara de postre de esencia de vainilla
200 gr. de harina
1 y ½ cuchara de postre de levadura
60 ml. leche
2 cucharas de mantequilla de cacahuete

Ingredientes para el frosting:
450 gr. de azúcar glas
250 gr. de mantequilla
1 cuchara de postre de esencia de vainilla
2 cucharas de mantequilla de cacahuete

Elaboración:
Batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Añadir los huevos y seguir batiendo. Después añadir la esencia de vainilla y la mantequilla de cacahuete. Para terminar echar la harina tamizada con la levadura y la leche. Rellenar las cápsulas y meter en el horno precalentado a 175ºC durante 25 minutos.
Mientras se hornea batimos el azúcar glas, la mantequilla y la vainilla. Después añadimos el cacahuete. Rellenamos la manga y cuando estén frías la magdalenas ponemos el copete. Para adornar, unos  toppings crujientes de chocolate.

Realmente son adictivos, pero al ser una bomba calórica, hay que hacerlos con moderación porque una vez hechos no se tiene voluntad para no comerlos.


domingo, 10 de noviembre de 2013

Malta




Al esperar en la fila para subir al avión ya te dabas cuenta qué es lo que ibas a encontrar allí al  llegar. Éramos los más viejos de la nave. la mayoría de los pasajeros eran adolescentes repletos de hormonas deseosos  de perder a sus padres de vista. La isla está plagada de empresas de enseñanza de idiomas tipo EF. Alojan a sus estudiantes en apartamentos compartidos multilingües e imparten unas horas  de clase al día. Cuando acaban esas horas de aprendizaje empieza lo bueno; playa, discotecas, excursiones, fiestas en pisos, bebida, juegos, tal vez sexo... Es como una Ibiza para menores de 20 años. Los padres, por supuesto, creen que los mandan a aprender inglés.
Para aquellos que piensen que es un buen destino para hablar inglés se equivocan. Allí sobre todo se habla maltés  que suena un poco como el árabe (debe tener alguna raíz de este idioma). Todos se esfuerzan por hablar inglés (incluso las personas mayores) pero entre ellos hablan su lengua materna. El resultado en muchos casos es la “alternancia de código” empiezan hablando inglés y acaban hablando maltés. A eso hay que añadir  sus antecedentes italianos por el que entienden a la perfección a los miles de  turistas sicilianos que llegan en ferri a Sliema.
Al ser un país-isla todos los organismos y ministerios deben servir para algo más que lo estrictamente oficial. Después de buscar durante mucho rato la oficina de turismo en La Valleta y extrañarnos de que las señales nos llevasen a un gran palacio entramos en él al ver una pequeña placa que ponía Ministerio de Turismo. Al preguntarle al hujier de la entrada nos dijo que era allí donde estaba la oficina de turismo pero que abría un poco más tarde. Cogimos un par de folletos y unos mapas y con ello fuimos tirando.
La historia de estas islas (Malta y Gozo) ha marcado a las personas y costumbres del lugar dejando, a mi entender, una crisis de identidad. Estando gobernada por los caballeros hospitalarios, y estos no poder levantar la espada sobre ningún reino cristiano, fueron claros favoritos a la conquista de todos ellos. Siempre han pertenecido a alguna metrópoli y han ido cogiendo cosas de unas y otras y no precisamente lo bueno. De los ingleses el conducir por la izquierda, de los italianos la religiosidad profunda, y de los españoles las ganas de fiesta. En gastronomía tratan de imitar la italiana pero no consiguen que se parezca. Carecen de artesanía típica. Arquitectónicamente es indispensable para aquellos que disfrutan de los fuertes militares y de las iglesias bizantinas. Físicamente es una isla completamente plana que no tiene muchas playas.  Además de la de Melhieja hay dos calas que no faltan en las guías de turismo que son Paradise Beach y Blue Lagoon. Sin embargo sus rocas adaptadas han conseguido las deseadas banderas azules que garantizan la tranquilidad de los bañistas.
Saint Juliani, es donde cogimos el hotel. Paceville, la zona en la que estuvimos, es todo lo contrario a lo que indica su nombre. Es como las zonas de marcha de Salou o Benidorm en pleno Agosto. En nuestro hotel, por suerte, pudimos descansar sin problemas. El fin de semana que estuvimos era la fiesta del lugar y sacaron sus santos a la calle para celebrarlo. Por la noche hubo orquesta, puestos de comida callejera y noche de puertas abiertas de su iglesia. Para terminar fuegos artificiales desde la bahía. Sliema, es el puerto donde paran casi todos los ferries de  la isla y donde están el campo de fútbol nacional y los centros comerciales que no merece la pena pisar. Alrededor del Shopping Mall Center se están construyendo unos grandes edificios residenciales que harán de la zona lo más In del lugar.
La Vallete es el centro institucional del país y está lleno de palacetes y edificios militares. Hay unas cuantas placitas en las que disfrutar de un  café en las terrazas de los bares. Tiene varios parques en los que disfrutar de las vistas al puerto. La estación central de autobuses ahora ya no es tan pintoresca como cuando tenían esos pequeños autobuses amarillos que hacían las delicias de los turistas. Junto a la fuente de la rotonda de los buses está la explanada donde se hicieron los conciertos de la MTV. Una importante partida de dinero europeo que recibe Malta va a parar a la reconstrucción de los fuertes militares que rodean La Vallete.
En Mellieha hay una gran playa arenosa con todos los servicios incluido un parque de toboganes para niños y mayores. Merece la pena ir a pasar un buen día de playa allí.
Cirkewwa es el puerto donde se cogen los ferris para Gozo y las lanchas para Comino y Blue Lagoon. La islita y su laguna azul por estas fechas no merecen la pena porque la masificación hace perder la belleza de su entorno. 
Hay dos Rabat en Malta, una que es la principal ciudad de Gozo y otra junto a Mdina, ambas formadas a los pies de estructuras fortificadas muy bien conservadas y dedicadas principalmente al turismo. En Mdina está el museo de los caballeros Hospitalarios, tan importantes en la historia del país.
Al igual que en otras islas pequeñas, lo ideal es alquilar vehículo para visitar todos los sitios pero lo malo es que se conduce por la izquierda. Una opción buena es, nada más bajar del avión, coger en la máquina expededora de tickets de bus un bono semanal que a nosotros nos salió por 12€. De esa forma te olvidas de andar pillando billetes en cada parada, que tienen un valor de 2,6€ el trayecto. Lo de ir sin  billete te sale por 10€ de multa y es casi seguro que la pagas. Los inspectores pasan muchísimo.
Para mí es un bonito destino siempre y cuando no vayas los meses de Julio y Agosto.

lunes, 14 de octubre de 2013

Girona


Trabajar más y cobrar menos. Eso es lo que me está pasando a mí este año. No hay manera de leer, escribir, u ojear blogs y páginas web interesantes. En Julio escapamos del trajín diario repartiendo los 15 días de vacaciones entre Gerona y Malta.
En Gerona ya habíamos estado en muchos pueblos costeros; Tossa de Mar, Ampuria Brava, Rosas, Cadaqués y alguno más. El interior no lo habíamos explorado hasta ahora. La segunda semana íbamos a coger un vuelo a Malta desde Gerona capital, entonces tomamos como centro neurálgico para la primera semana un hotel de esta ciudad. Desde allí, después de un buen desayuno, conducíamos a un punto u otro de la provincia y por la tarde noche volvíamos para cenar y tomar unas copas. Llevaba planeadas todas las visitas a realizar cada día, pero yendo con nuestro vehículo el improvisar fue otro aliciente más para disfrutar las vacaciones.
La primera noche en la ciudad, después del check-in del hotel, estuvimos callejeando un poco por las calles del centro y al momento nos topamos con la heladería Rocambolesc de Jordi Roca (El Celler de Can Roca). No pudimos resistirnos a tomar un helado de zanahoria con sirope de mandarina, topings de mango y almendra laminada. ¡Brutal!
Después dimos un paseo viendo el atardecer sobre los puentes del canal y tomamos unas cervezas en un pub bajo unas arcadas de una zona peatonal.
El día siguiente lo dedicamos a visitar el lago de Banyoles, Besalú y por la tarde el museo Dalí en Figueres. El pueblo de Banyoles no es nada bonito pero sólo por el lago ya merece la pena la visita. Las fotos de los embarcaderos privados, los nenúfares, los botes azules y la chiquillería disfrutando del  lugar son obligadas. Besalú es un buen sitio para pasear por sus calles, comprar algo de artesanía, comer en alguno de sus restaurantes o descubrir su variada historia medieval. Es una chorrada pero la gente va buscando las sillas apostadas en los muros de alguna callejuela. Dalí es una marca por si sóla (como ejemplo la exposición de este verano en el Reina Sofía). Sin contar con las muchas extravagancias que llenan el museo es indispensable verlo para saber porque este showman era el rey del surrealismo. Eso sí, se disfrutaría más con menos gente. Cuando marqué el itinerario del día me olvidé del Fuerte de San Ferrán que tuvimos que ver posteriormente. Es un fuerte militar en muy buen estado que ocupa casi tanto como la ciudad. La visita tiene un precio de 2 euros y te dejan una audioguía que no hay que dejar de coger. En internet pude ver que hay unas excursiones guiadas haciendo rafting por los subsuelos del fuerte que sirven de almacenamiento de agua para la ciudad. Hay que concertar cita y formar grupos de por lo menos ocho personas.
Al día siguiente tocaba playa. En las guías aparece siempre la foto de la playita de Aigua Blava en Begur. Está claro que estas fotos se hacen casi siempre en invierno o primavera porque en verano están petadas. Costaba llegar y apenas se podía aparcar, incluso en zona azul. Es pequeña. No hay más negocios  porque habría menos sitio para toallas. En verano es mejor evitarla incluso yendo en barco. Nosotros nos dimos un baño rápido y recogimos los bártulos para ir a Calella de Parafruguell. Allí estuvimos un rato en la playa y después comimos en un restaurante del grupo Tragaluz. Por la tarde, con una tormenta impresionante, estuvimos en Pals. Aparcamos el coche en una zona para residentes que estaba lo más cerca posible del núcleo histórico. Después de sacar alguna foto del pueblo bajo el cielo oscuro estuvimos encerrados en la iglesia viendo el tormentón y el granizo como pelotas de golf que me hacía sufrir por la chapa del coche. Cuando amainó dimos un paseo hasta que nos tuvimos que resguardar de nuevo en el ayuntamiento. Otro chaparrón y nos fuimos a Peratallada. ¡Menudo negocio tienen montado en el pueblo con los aparcamientos!. En cada entrada hay un aparcamiento con su gorrilla incluido que te obliga a pagar para visitarlo. Yo, mal que le pese a este ayuntamiento, me negué a pagar por estar media hora en el pueblo. Así que aparqué en una zona de “avisamos grúa”. Como no era creíble la amenaza lo dejé allí. En el centro y aun lloviendo, tomamos un café bajo unos porches de la plaza principal. Dimos una vuelta por las calles empedradas e hicimos fotos a esa casa que deja a la vista la roca sobre la que se asienta. Ya de vuelta a la capital y para terminar el día tomamos unas cervezas artesanales en la puerta de un colmado y unos pintxos en una taberna vasca.
Cuando estuvimos en Besalú, en la oficina de turismo, nos dieron información sobre la zona volcánica de la Garrocha. El centro neurálgico de la zona es Olot. El día que estuvimos se celebraba el mercado de frutas y verduras y había mucho jaleo en el bulevar. Lo más interesante para ver son sus casas modernistas y el volcán Montsacopa. Junto al cráter de este volcán está situado un viejo cementerio y una torre vigía que tiene unas buenas vistas. Al acabar el paseo  cogimos el coche para ir a Santa Pau. Un pueblo con encanto a las faldas del volcán Santa Margarida. Hay una excursión de unas tres horas al cráter y a la ermita que con tiempo nos hubiese gustado hacer pero como era tarde optamos por ir al volcán Croscat. Esta montaña es muy interesante porque fue cantera y ha quedado abierta como si de una tarta se tratase. En el corte se ven claramente los diferentes estratos de roca y lava volcánica dejando un paisaje de rojos y negros que dibujan una paleta de colores muy variada junto al azul del cielo y el verde de la vegetación.
Ya en Gerona cena en un japones junto a la ría y para postre de nuevo Rocambolesc donde comimos un panet, un invento de Jordi Roca que consiste en un sándwich caliente de helado (por supuesto, frío). El helado de manzana asada  con sus topings le iba muy bien. Como bien decía el dependiente es una merienda ideal aparte de un postre.
En estos días disfrutamos también de las playas de Palamós, Rosas y sant Pere Pescador. De interior, además de los dichos, estuvimos en Beuda, Ullastret, Canapost y Castellfollit de la Roca. El abanico de sitios para ver es muy grande en la provincia y se hubiese necesitado más tiempo para ello. Por lo tanto, han quedado cosas pendientes para repetir el destino.