domingo, 30 de junio de 2013

Lo que me queda por vivir, Elvira Lindo

"Crisis, año 6". Se acerca el aniversario de la creación de mi blog. Empecé con una divagación económica de esas que se fraguan ahogando las penas entre vinos y cervezas después de perder unos pequeños ahorros en el malogrado parqué madrileño de finales del 2007 y principios del 2008. Ultimamente me está molestando muchísimo de la clase política el afán por conservar sus poltronas y sus sueldazos que ven amenazados por el excesivo coste de la Seguridad Social. Después de gastarse el dinero de Loterías del Estado comprando bonos españoles han vuelto a hacer lo mismo con las arcas de la Seguridad Social. El resultado es que no hay dinero para las pensiones, los parados ni la sanidad pública. Están haciendo una campaña mediática engañando a la gente sin trabajo para que se autoempleen montando un negocio. Para ello incentivan a los parados a  pedir la capitalización de la prestación por desempleo y así montar un negocio que, a mi parecer, acabará siendo ruinoso y acabará hundiendo más a esa persona. El problema es que, careciendo de inversión, esos negocios acaban siendo negocios basados en el consumo; tiendas, bares, academias, peluquerías, etc. Y lo que está claro es que el dinero destinado al consumo está disminuyendo. Los que salen beneficiados por esto son generalmente los rentistas de los alquileres y la Seguridad Social que deja de pagar una prestación. Lo bueno de esta época de recesión, como dice un economista, es que hemos sabido controlar la ira para no acabar en una guerra mundial como en la de 1929. Todo este rollo, que no viene a cuento de lo que quiero hablar en este post, me ha venido a la cabeza por la idea de "vuelta a los orígenes y al trueque" pasando de la macroeconomía y los entes estatales. Hace unos días vi un reportaje en "la dos" sobre como se había repuesto la sociedad islandesa a los desastres financieros de sus bancos y eso ha sido posible abandonando la vida cómoda de Reikiavik y retomando su potencial pesquero y conservero abandonado por los lujos de las ciudades. La vuelta al pueblo de los abuelos. Ese es el mejor camino a seguir a mi entender. Negocios basados en la producción agroalimentaria tan preciada a nivel internacional.
¿Desde cuando los tomates no saben a tomates? En 1984 se estrenó "Dos mejor que uno" con José Sacristán y Antonio Resines.
En este película todo el vecindario de una barriada madrileña se implica ayudando a un cuidador de un solar que decide plantar tomates y disfrutar tanto del hecho de trabajar la tierra como el de comer después una ensalada entre amigos. Merece la pena verla y darse cuenta de las cosas que verdaderamente importan.
Y ahora si que empiezo con la entrada del blog. El libro adulto, que no erótico, de Elvira Lindo "Lo que me queda por vivir". Es un texto intimista, recuerdo del tiempo pasado de la protagonista y el de su hijo. Ella hace una valoración de su labor como madre. Refleja la percepción que una madre tiene de su hijo como un ser extraño diferente a ella tanto en la actualidad como en el pasado. Con una visita al pueblo de su infancia ve lo diferente que son ambos. Como en casi todas las novelas costumbristas hay muchos matices autobiográficos como su trabajo en la radio o individuos que se le habrán cruzado en la vida y han acabado como personajes de su narrativa. El libro, sin ser divertido, es fácil de leer gracias al gran manejo del lenguaje de la escritora. Para los que se acercan a la edad de la escritora y han vivido Madrid en esos años narrados puede que les llegue más que a otros. Echo en falta más situaciones cómicas que rompan la seriedad del texto. Aparte de artículos no se si ha escrito algo más sobre NuevaYork pero me gustaría una novela de ella ambientada en los barrios neoyorkinos.
Esta novela no es recomendable para aquellos que buscan una trama con un héroe un villano y una mujer hermosa. No tiene una exposición-nudo-desenlace. Es lo que recuerda la protagonista y lo que objetívamente le pareció a ella.

5 comentarios:

Juanjo dijo...

Me ha gustado mas tu disgresion ke el comentario del libro. Coincido contigo en la necesidad de ese retorno a lo rural. Un.abrazo

Lakacerola dijo...

Respecto a lo de ser emprendedores estoy totalmente de acuerdo. ¡Cuántos de los nuevos empresarios que han capitalizado su paro se habrá arruinado más al no ir bien el negocio! Muchos se meten por necesidad, porque ven que se les acaba el paro y no ven salida, pero no por vocación de empresario ni por emprender con una idea nueva y así acaban. En Cartagena te puedo hablar de muchos negocios abiertos ahora durante la crisis y que han vuelto a cerrar en 2 o 3 meses nada más, y en algunos casos, varios negocios distintos en el mismo local.
Bsos.

Lakacerola dijo...

Se me olvidaba....de dejo esta entrada de otro blog que leo y que lo explica muy bien:
http://desgobierno.es/2013/05/25/perversidad-en-la-ley-de-emprendedores/

ulises dijo...

Juanjo, hazte con la peli. Te van a dar ganas de poner una huerta y alimentar unas gallinas.
La kaccerola, he leído el desgobierno. Ya he añadido que además esos negocios muchas veces son hasta graciosos porque están extrapolados porque que funcionen en Nueva York no quiere decir que funcionen en Soria.
Hace poco me decía un amigo que ni siquiera te capitalizaban el paro, la S.S. te lo va abonando en concepto de pagos de cuotas. Vamos, menudos cabr..nes

Tawaki dijo...

No he leído el libro; de hecho últimamente no tengo tiempo de nada.

En cuanto a la crisis, saldremos cuando nos demos cuenta de que las cosas no son gratis, cuando demos valor al estudio, la preparación y el esfuerzo. Ya sé que muchos lo hacen, pero la mayoría pretende vivir del cuento, y este se está acabando.