sábado, 11 de diciembre de 2010

Confesiones de un camarero, Steve Dublanica


Libro nacido de la blogosfera. La unión de sucesivas entradas de Steve Dublanica ha dado como resultado un texto gremial americano. El gremio de la hostelería de EEUU es distinto al europeo. En España nos quejamos de los bajos sueldos de muchos trabajos de poca cualificación. En usamérica el sueldo mínimo interprofesional está en 7$ la hora pero debido a la permisividad de los organismos dejan que los camareros cobren entre 2$ y 4$ la hora. Este exiguo sueldo se tiene que completar con la propina.
Me acuerdo de un capítulo de "Los Soprano" en el que un camarero enfadadísimo salía a reclamar su propina a un mafioso que había pagado una cuenta de unos 2000$. El pistolero (un poco estresado), molesto por ello, se lo carga.
A mí por dos cervezas una camarera también me reclamó su propina, pero yo me disculpé y le solté un par de dólares.
Cuando se paga con tarjeta o bien dejas el "tip" en metálico o escribes un porcentaje que cargarán en el "amount" final.
La idea obsesiva que vaga por todos los capítulos es "la propina" y la manera de conseguirla. Esto hace que a veces parezca un poco pesado.
Las anécdotas no son tan graciosas y entretenidas como el autor cree. Eso sí, no falta el capítulo escatológico donde se habla de los escupitajos en la comida de los clientes bordes.

14 comentarios:

Juanjo dijo...

Interesante.Me imagino que esas anecdotas deben dar para bastante
Por cierto...te felicito por tu decoracion navideña y espero que tu recuperacion vaya en buen camino....que ya llegan las comidas de navidad
Un abrazo

ulises dijo...

Gracias Juanjo, no me pienso cortar con las comidas. Sólo se vive una vez. A ver que me dicen el día 20, de momento no tengo molestias.

Lakacerola dijo...

Conste que a mi tb me gusta la decoración navideña, harta estoy de los renos y demás. Además ¡que coñ.! cada uno vive la navidad como le sale del mismísimo.

severino el sordo dijo...

Si señor esto es una buena decoracion ya estoy hasta el gorro de gordos barbudos colgando por las ventanas,ser camarero en yankilandia debe de dar para bastantes historietas del abuelo cebolleta,espero que te vayas recuperando llegan tiempos de bacanales,saludos.

ulises dijo...

Lakacerola, me alegro que no sea el único al que le cansan las bolas, espumillones y belenes en estas fechas.
Severino, gracias por interesarte por mi salud. Ya contaré lo que me dice el especialista. Estos camareros en vez de perseguir tanto la propina deberían pedir mejoras laborales. En algún estado han conseguido tener el mínimo interprofesional. En este libro cuenta la historia de tenerde cliente a Rusell Crow.

Mica dijo...

No se si me convence el libro, casi que paso. Por lo que veo tu cabecera hace furor. Para vestir así en Navidad mejor tener la calefacción a tope o alguien que te de calor, porque si no, pillas un frío que no lo cuentas ;)

ulises dijo...

De eso se trata, calor humano, como deseo navideño.

Pecosa dijo...

¡Viva el calor humanooo! Esa cabecera es genial.

Yo nunca he trabajado de camarera, sería malísima, y tampoco sé demasiado sobre el gremio. Pero prefiero no saber. Ni historias de escupitajos ni nada, soy malísima dando propinas. No por rata, sinó porque nunca sé qué cantidad es la correcta.

ulises dijo...

Entre el 15 y el 20% es lo correcto. Si dejas más te harán reverencias, si dejas menos será mejor que no vuelvas a cenar al mismo sitio.
No sabía que la cabecera iba a cuasar tanto furor.

Loco dijo...

Pues yo no sé si hablar del libro o de la cabecera.

Del libro diré que prefiero no sé si querré leerlo por si dejo de ir por ahí a cenar fuera (escupitajos, pelos, comida recogida del suelo... mejor no pensarlo)

En cuanto a la cabecera, ¡qué viva Mamá Nöel!

Música dijo...

yo si he sido camarera jijiji
Pecosa es catalana
Yo del calor humano, fan fan, y faltita estoy...

Pecosa dijo...

¡Oye, Música, que no soy rataaaa!
Nacida en Cataluña (tierra de la Viren del Puño, sí), pero con más sangre cordobesa (como tú) que otra cosa. Así que chitón ;)

Ulises, ¿dices que de un 15% a un 20%?
...
Pues sí que va a ser que soy un poco rata, sí. La de escupitajos que me debo haber tomado en los cafés sin saberlo...

Música dijo...

jajajajaja

ulises dijo...

Loco, pues para no haber leido el libro lo de la comida recogida del suelo si que sale.
Sí, Pecosa, lo correcto es un 18%.
No es que seas rata es que aquí los camareros cobran por lo menos lo del convenio colectivo.
Música, aprovecha en Nochevieja con lo del truquito americano del muérdago. Ya será menos lo de la falta de calor humano.