martes, 22 de febrero de 2011

The ghost stone

Se acabó. En Noviembre un terrible dolor en el abdomen me hizo pasar por un hospital indio en un estado que figura primero en el ranking de tráfico de órganos. Después de unas ecografías y unos rayos X me diagnosticaron una piedra de 9 milímetros en el riñón derecho (el tamaño de la chincheta de la foto). Los médicos decían que debían intervenirme cosa que rehusé y por la que firmé muy gustosamente el alta voluntaria.
Al llegar a España fui a urgencias donde me hicieron una placa de rayos y no se veía nada claro. Me remitieron al urólogo. El urólogo me mandó hacer unas pruebas de contraste.
El fin de semana pasado como preparación para esas pruebas me alimenté a base de sopas y me des alimenté a base de laxantes. Los radiólogos no me quisieron decir nada de las placas y me dijeron que me informaría el especialista.
Ya tengo los resultados.
Nada de nada.
No hay piedras ni rastro de haber habido piedras. He preguntado porqué pudo ser y no ha sabido decírmelo. Me ha recomendado que para próximas veces beba más agua.
Fin de la historia clínica.

11 comentarios:

Juanjo dijo...

Al menos es un final feliz
enhorabuena

ulises dijo...

Se agradece Juanjo.

gianna dijo...

del susto y miedo de operarte en un hospital indio, se te disolvió y se fue con la orina...
¡Que momento encontrarte en un país que no es el tuyo y que aparezca este dolor! menos mal que quedo como una anécdota

Pecosa dijo...

¿Cómo que no han sabido decírtelo? Chico, qué misterioso eres...

Por lo menos no hay mal alguno. Fenomenal.

Mica dijo...

Me alegro de que estés sanote como una manzana. Ahora, que todavía te queden ganas de volver después del susto... Yo tendría pesadillas con un indio con bisturí abriéndome en canal.

Loco dijo...

Pues que bien empezar el año con una preocupación menos.

¡Cómo me alegro!

severino el sordo dijo...

Unaaaa piedraa en el camino...
Me alegro que no sea nada,saludos.

ulises dijo...

Gianna, eso mismo pensé yo, si me pilla un día más tarde me pilla en París.
Pecosa, yo también pensaba que todos los médicos eran como House pero no es así.
Mica, aunque no te lo creas me iría hoy mismo.
Loco, sólo pensar que si hubiese sido una piedra de ácido úrico y no poder tomar ni cerveza ni vino me quitaba el.sueño.
Severino, gracias.

Anónimo dijo...

Sería una infección.
Buff...menos mal que ha terminado todo bien. Me alegro mucho.

Un besico de mañolandia.

Nuria.

Lakacerola dijo...

Que te digo yo que le habían echado el ojo a tu riñón, seguro que tenían ya comprador y claro, no te lo iban a decir, y total, como con uno sólo puedes vivir, seguro que ni te ibas a enterar.

ulises dijo...

Gracias Nuria. Ahora está todo bien.
Lakacerola, yo me temía que me quitasen el riñón para revenderlo y colocarme uno conseguido de algún campesino pobre y cobrar a mi seguro por las dos operaciones.