martes, 11 de octubre de 2011

Bicicletas, casas-barco y arquitectura oscilante.



El medio de locomoción preferido en la ciudad es la bicicleta y sus hermanas transgénicas. Con ellas transportas niños, perros, flores, etc.

Estoy seguro que muchas de las bicicletas candadas a los puentes no pertenecen a nadie. Los ciclistas son un peligro para los peatones. Según los lugareños eso es debido a que muchos turistas alquilan bicis y se hacen la picha un lío al circular por sus calles.

Eso es incierto porque ellos también van como se les pone.El uso de sus canales es un valor añadido para visitar esta maravillosa ciudad. Por un lado puedes hacer un viaje en sus largas barcazas de turistas y por otro puedes admirar un estilo de vida chic en unas preciosas casas barco de gran tamaño. Dimos un paseo por el rio Amstel hasta la torre Rembrant y pudimos disfrutar de sus
puentes, edificios, casas barco, etc.
El recorrido se sale de las guías turísticas y para algunos incluso es más placentero que los porritos y el libertinaje. Por esta zona las casas flotantes y los edificios ribereños son perfectos.

Sus grandes ventanales delatan la
falta de luz del país pero hacen que sus fachadas sean alargadas y señoriales. La burguesía de esta ciudad hizo de sus casas un emblema de su poderío económico y esto ha perdurado en el tiempo.


La zona de Joordan pasó de ser una zona de gremios a una zona de gente bohemia.
Ahora puedes ver desayunando en su cocina a lugareños que tienen un
concepto de la privacidad muy abierto. En el casco antiguo, "barrio rojo" y aledaños, las casas parece que se caen pero en realidad es que están construidas sin plomada. Las puertas y ventanas se adaptan a las postura de la fachada.

5 comentarios:

IBE dijo...

Vosotros mismos, no ??? de los q pasais de porritos y lo otro, ja,ja

Chulísimo, no ??? Seguro q las casas no se caen ???

Bss...

ulises dijo...

Son como las de Venecia, con la diferencia de que allí si se están cayendo.

Marina dijo...

Gracias Ulises por tu comentario... a la luz del día se disipan las miserias. Un abrazo.

Juanjo dijo...

Antiguamente habian bicicletas libres sin candar (Yo las llegue a conocer): Las cogias donde las vieras y las dejabas cuando acababas de utilizarlas.Pero los frecuentes actos de pillaje y el que muchas de ellas acabaran en los canales acabo con esta hermosa practica
Un saludo

Pecosa dijo...

Qué bonitas son las fachadas de Amsterdam, y la distribución interior de las viviendas, la mar de curiosa. Todo muy acogedor.

A mí las bicicletas han estado a punto de atropellarme un par de veces, y me tocaban el timbre y me gritaban algo en plan "van hurestag!!!", o algo así. No creo que fuera nada bonito.

La primera vez que fui a amsterdam vi una casa barco que tenía amarrado un nido de no sé qué pájaro que descansaba sobre el agua. La mar de curioso.