lunes, 10 de octubre de 2011

La capital del vicio

Lo primero a tener en cuenta al llegar a Amsterdam es que los bicicleteros son unos kamikazes y van a por ti.
La cara de felicidad de la gente que pasea por sus calles y canales sin duda es debida a que eres turista, estás de vacaciones, te has tomado unas pintas y si no te has fumado unos porros por lo menos has inhalado el humo

de los que si lo han hecho. Este es el paraiso de los fumetas. Es su parque temático. Los coffee-shops son lugares variopintos en los que adormilarse y echarse unas risas mirando el efecto de la marihuana en los demás. Son legales mientras no vendan más de cinco grs. por persona y no tengan en el local más de medio kilo. El sexo aquí también es libre. Hay muchos sexshops, locales gays, espectáculos porno y por supuesto las famosas prostitutas de los escaparates del "Red light district".El barrio está a reventar de turistas, chulos, camellos y demás ralea. Me parece un modelo muy bueno para exportarlo al Raval de Barcelona. Matarían dos pájaros de un tiro, quitaban a las meretrices de la calle y fomentarían el turismo sexual por la noche en el barrio chino. ¿Porqué cuando la peña viene a Holanda se desinhibe y pierde la vergüenza para ir de putas y entrar en sexshops? ¿Acaso no existen esos mismos negocios en sus países?


7 comentarios:

Marina dijo...

pues debe ser porque cuando visitas un país ajeno intentas sumergirte en su cultura local... y siendo ésta "la capital del vicio" .. pues es normal que la gente se vicie un poco jeje.. menuda explicación te he dado.

gianna dijo...

Amsterdam es una ciudad muy bonita.
La droga es legal, hay un respeto por la libertad de cada uno.
En relación a la prostitución, es algo que me enerva la cosificación o el negocio en torno al cuerpo de la mujer.Ojalá que un día no haya más, pero es imposible.

Juanjo dijo...

En cuanto a lo de los bicicleteros tienes toda la razon...son un peligro publico y aparecen por donde menos te lo esperas
Estoy de acuerdo con Gianna en que es triste que existan mujeres que tengan que vender su cuerpo para vivir,pero partiendo de que es un hecho innegable es mejor llevar a cabo un control como hacen en Amsterdam...me parece mucho menos hipocrita
En cuanto a los cofee shops......Son una pasada....no dire mas
Un abrazo

ana dijo...

Mi hija estuvo en Agosto en Amsterdan y es cierto todo lo que también comentas de la bicicletas,hay que tener cuidadín porque las calles holandesas están inundadas de ellas, en cuanto a las prostitutas se exponen en escaparates para que los clientes elijan, pero ir a pagar allí por tener sexo cuando en España hay lo mismo, es una gilipollez, que se dejen el dinero aquí ya que les urge, digo yo.

UN SALUDO.

ulises dijo...

Marina, eso debe ser porque de otra manera no me lo explico. También por estar cerca de su casa y que no los conozcan.
Gianna, la tolerancia es la esencia de la convivencia. Aquí se respira por cada esquina.
Juanjo, Anna, yo soy de los que piensa que la prostitución tendrían que reglarla en todos los aspectos. Porque aunque se lleve a cabo en uno u otro país muchas veces es economía sumergida.

Pecosa dijo...

Tío, qué envidia me das. Hecho de menos darme un garbeo por Amsterdam. ¿No es una ciudad genial?

A mí me parece muy respetable que las mujeres ejerzan una prostitución legalizada: muchas de ellas tienen otros trabajos y con ése se sacan un dinerillo extra, y además lo hacen libremente, sin coacciones ni proxenetas de por medio. Además, hay demanda, y si hay demanda hay que cubrir las necesidades. Marketing puro y duro.

Pecosa dijo...

Uy, 'hecho' no, ECHO.