martes, 15 de septiembre de 2009

A cien millas de Manhattan, Guillermo Fesser

Lectura instructiva y divertida. Para aquellos que hayan visto “Cándida”, el pueblo donde se desarrollan las vivencias es aquel que visitó la buena señora en su viaje a EEUU.
La mujer de Guillermo Fesser es natural de Rhinebek (New York) y allí se fueron toda la family a pasar una temporadita en la que el periodista tomó anotaciones para este libro.
Cuando empecé a leerlo me recordó a un escritor de postguerra que leí hace muchos años, Ramón J. Sender. Éste escribió un libro titulado “La tesis de Nancy” (1969) donde la protagonista (natural de EEUU) contaba a su prima como se vivía en Sevilla y las cosas que inquietaban a los españoles. El contraste cultural llevaba a situaciones bastante divertidas que te hacían partirte de risa.
Al gomaespuma le pasa lo mismo pero a la inversa (un españolito en Usamérica). Sin llegar a ser tan gracioso como Sender mantiene la jovialidad con la que deleitaba a sus oyentes.
Hay que decir a su favor que es bastante instructivo y hace comprender un poco más a nuestros vecinos del otro continente.
Da explicaciones a muchos misterios culturales que alguna vez nos hemos preguntado los europeos, ¿porqué un americano cuando tú estás con el café y pasteles el está comiendo un mendrugo de pan?¿porqué sale vaporcillo de las calles de Nueva York?¿para qué necesita un empleado de una funeraria muchos botes de loctite?¿cómo se hace el sirope de arce?,etc.
Yo ya sabía alguna de estas respuestas pero para el que no las sepa aquí te da detalles.

6 comentarios:

S. dijo...

Pues sí,son preguntas que normalmente me he hecho.
O...¿cual es el ingrediente secreto de la manteca de cacahuetes?el cacahuete?ummm tendré que leerme el libro

Tawaki dijo...

Será cuestión de echarle un vistazo, porque me gustan los libros de Sender, y si se le parece...

Un abrazo.

Pecosa dijo...

Mmmm... Curioso... (Y yo soy muy chafardera ^^)

cruz dijo...

mmmm.... me lo apuntare en mi lista de próximos a leer. bsos.

ulises dijo...

Tawaki, no es que se parezca a Sender. A mí me recordó cuando empecé a leerlo a "La tesis de Nancy", con la salvedad que este era de género epistolar.

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Tendré que ojearlo haber que tal.
U abrazo desde Andalucía.