jueves, 25 de noviembre de 2010

¡Maldita calamidad!

Correo electrónico de FlyKingfisher, “lo sentimos mucho pero su vuelo a Bangalore ha sido anulado. Por ese motivo les hemos transferido a un vuelo 8 horas más tarde. Si tienen alguna duda bla, bla, bla… Con este comienzo empieza nuestra aventura en Karnataka. Vale que con esto no teníamos que madrugar, pero lo programado pasó a ser papel mojado. Llegar a Bangalore por la tarde nos hace dejar de visitar la ciudad. Aun así el hotel ya estaba pagado y había que usarlo. Al llegar al aeropuerto no encontramos una oficina de taxis prepago. En mi afán regateador trato de sacar la carrera por 600 rupias pero el que se me ofrecía no lo hacía por menos de 750. Llamó a uno que estaba tirado en un jardín y le dijo que nos llevase por 600. Al tipo se le iluminaron los ojos y pronto se ofreció a acarrear las maletas. Cuando vi su coche aluciné en colores. Ya no era hora de discutir y volver a regatear, nos metimos en el andrajoso coche del hombre andrajoso y tiramos millas. Cuando entras en las ciudades indias con esta gente y empiezas a ver los arrabales lo primero que piensas es que te van a secuestrar. En realidad el hombre era una buena persona (un poco sucia) que nos llevó al hotel lo más rápido que pudo (hora y media). Si me pareció caótica Bombay ahora, de uno a diez, la calificaría con un 8 y a Bangalore con un 10+. Hay que decir a su favor que están construyendo un metro aéreo por toda la ciudad. El hotel era muy majo y al entrar en la habitación nos sorprendimos mucho porque había dos camas simétricas de matrimonio que nos hizo pensar que estábamos ante un espejo. Una vez acicalados y despejadas las fosas nasales de la gran polución decidimos que lo mejor era ir a un mall que lo cierran a las diez de la noche. Como no somos tontos elegimos uno digno de los mejores sitios de Abu Dhabi. Las tiendas eran las marcas más caras en el mercado occidental, las etiquetas de los precios tenían ya seis dígitos. En la terraza pudimos cenar en un bonito restaurante italiano a la luz de las velas.

4 comentarios:

Pecosa dijo...

Bueno, por desgracia las cancelaciones de vuelos son cada vez más comunes, aquí, en la China y en la India por lo visto también.

Ahora chico, vaya pedazo de habitación. Muy elegante. Lo que no entiendo es porqué os dieron una habitación con dos camas.

Tendrías que haberle echado fotos al taxi sucio del señor sucio.

IBE dijo...

Menudo contraste la habitación de hotel con lo de fuera. Teníais que haber cenado algo cutre en consonancia, je,je, y no vale estar en la India para cenar en un italiano. Hay que integrarse totalmente en los países, hombreee, ja,ja

Juanjo dijo...

Yo estoy con IBE.....lo de cenar en un italiano estando en la India tiene delito hombre....aunque me imagino que ya estsarias hartos de tanto curry y tantas especies...asi que quizas yo hubiera hecho lo mismo
Un abrazo

ulises dijo...

Pecosa, yo también me lo sigo preguntando, igual es que nos metimos en un hotel de swingers.
IBE, Juanjo, ya estoy comiendo de lo de ellos 15 días da para muchas comidas y cenas, lo del italiano es un impás.