viernes, 26 de noviembre de 2010

Mysore

Tras dejar las maletas, sin más dilación, marchamos al centro de Mysore para ver el palacio real. Lo encontramos cerrado porque eran más de las 17.00. Un indio de ricksaw nos entra para decirnos que está cerrado y de paso abrir un canal de comunicación. Cuando le decimos que somos españoles el nos dice que está muy contento con España porque apostó por ella en la final de Sudáfrica y ganó 10.000 rupias y por eso se ofrecía a llevarnos a ver alguna cosa interesante por 10 rupias. Me dejaba llevar su ricksaw pero le dije que no , que eso sería perjudicial para su business. El tipo nos llevó a ver la casa de un amigo que hacía varillas de incienso artesanales y donde nos explicaron todo el proceso de fabricación. Sí, también nos hicieron gastar 4 euros en un puñado de inciensos que en otro sitio hubiesen sido más baratos. Es gracioso ver todo el tiempo que invierte esta gente para sacarse un par de euros. Después vimos un mercado municipal con típicos productos del lugar. Callejeamos de vuelta hasta llegar de nuevo al palacio que estaba muy bien iluminado por la noche. Me asomé a la puerta para ver si los policías que había de guardia me dejaban hacer una foto nocturna. Nos dejaron acceder un poco para ello y después uno me guiñó el ojo pidiéndome una little tip. Le di 10 rupias por un par de fotos que salieron mal porque requerían trípode.
Dentro de los jardines del hotel hay unos cuantos monos que madrugan para saltar de tejado en tejado. En el desayuno hemos estado acompañados por una señora colombiana que trabaja en su consulado en París y que lleva ya más de treinta días en la India. Nos está contando que lo pasa mal comiendo en la India y no hace otra cosa que tragar plato tras plato. Se está metiendo entre pecho y espalda un plato de arroz especiado tremendo. Cogemos un Ricksaw en la carretera y tras negociar el precio nos lleva a la fábrica gubernamental de seda. La visita es muy interesante y todos los trabajadores al ver la tarjeta de visitante quieren explicarte su labor en la cadena de producción. Después pasamos a la tienda pero como no nos llama la atención nada no compramos. Mysore merece una visita de al menos tres días, lo nuestro se queda en un entremés.

6 comentarios:

Pecosa dijo...

¡Jajajaj! Qué risa lo de la Colombiana.

El del ricksaw parece de lo más simpático, mira con qué alegría posa. Desde luego como se nota que se las trae al fresco todo, nadie te deja conducir un cacharro de esos así porque sí.

Juanjo dijo...

Me hubiera gustado ver como te las apañabas conduciendo el ricksaw...menos mal que no te dejaron
un abrazo

Mica dijo...

Vamos que vas a volver con una de experiencias nuevas.... Lo mejor el tío del ricksaw y su visita turística haciendo negocio. Lástima que no se puedan ampliar las fotos para verlas mejor.

S. dijo...

Qué chulada...

Lakacerola dijo...

Lo del incienso y las tiendas de especias me parece muy interesante.

ulises dijo...

Perdón por el retraso a las contestaciones pero he tenido complicaciones.